Don Julián estuvo con nosotros. 

Le recibimos con ilusión y muchísimo cariño.

Como nuestro “Pastor”, nuestro “Guía”.

Nos habló desde el corazón y, cercano y sonriente,

nos animó a sentir el amor de nuestro Buen Amigo Jesús,

a seguir sus pasos

y ser siempre fieles a sus mandamientos. 

¡Muchas gracias Don Julián!